Usted está aquí: INICIO

Un ilusionado San José brilló con luz propia

Correo electrónico Imprimir PDF

naconfest2012Anoche era difícil distinguir qué brillaba más: si las carrozas del Festival de la Luz o la mirada ilusionada de gente de todas las edades al ver pasar las bandas y los carros alegóricos por las calles de San José.

 

Este tradicional desfile navideño emociona a todos por igual: desde los señores que han asistido a todas y cada una de sus diecisiete ediciones, hasta los niños que asisten por primera vez.

“Para mí, no hay Navidad si no vengo al Festival de la Luz, ya esto es una tradición en mi vida”, contó emocionada Leivi Aguero, vecina de Sabana Sur, quien llegó con siete de sus familiares desde las 6: 30 a. m. para presenciar la actividad en primera fila.

Unas cuadras más allá, Warner Álvarez, de 5 años, sabía de lo que hablaba. El pequeño sabía que valía la pena estar sentado por lo menos cuatro horas para disfrutar la actividad. “¿Frío? ¡Para nada!” aseguró el pequeño, quien dijo que para matar el rato podían inventar cualquier juego sobre la delgada espuma cubierta con una de las sábanas que su mamá trajo de su casa.

Aunque Leivi y Warner no se conocen, ambos vibraron con la misma intensidad cuando a las 6:01 p. m., los fuegos artificiales anunciaban el inicio de esta fiesta, que comenzó con la alegre ejecución de la Banda Municipal de San José.

Esta agrupación, vestida en tonos blanco y azul, deleitó tocando y bailando el himno del festival.

La carroza que abrió esta celebración fue la de la Municipalidad de San José.

Musicalizada con parte de la banda sonora de la película Carros de fuego. El enorme carro que rendía homenaje a los Juegos Deportivos Centroamericanos impresionaba con sus colores plata, azul y su millón y medio de bombillos LED.

Tras este jugoso aperitivo, como si fuera un aguacero de entretenimiento, músicos, bailarines, acróbatas, porristas y personajes fantásticos hicieron que la capital se olvidara al menos, por unas horas, del ajetreo diario.

Fue así como el público gozó con la ejecución de la contagiosa canción del coreano PSY, Gangnam Style, realizada por la Banda Municipal de Acosta.

El festival seguía su rumbo. Pasó después la carroza del Banco Nacional y el Hospital de Niños, una casita que sirvió como escenario para que pequeños pacientes de ese centro de salud saludaran.

Unos pasos más atrás venía la enorme Banda de Palmares, que llenó de alegría con un extracto del ballet El Cascanueces, de Piotr Ilich Chaikovski.

Se presentó luego la carroza de Kölbi, que combinaba elementos indígenas con temas futuristas. Contrastaba en este carro la presencia de musculosos bailarines que agitaban sus cuerpos al ritmo de samba.

A pocos les importó qué tenían en común estos elementos; incluso, un grupo de damas, en las cercanías de la Soda Tapia, les gritaban toda clase de picantes piropos a los bailarines.

Los desamparadeños se hicieron presentes para defender el título a la mejor agrupación musical que obtuvieron el año pasado.

Lo hicieron con las instrumentistas de la Banda del Colegio Nuestra Señora de los Desamparados, quienes tocaron ritmos navideños en versiones bailables.

Extraterrestres y más. Desde el fondo del mar o de un teléfono celular salió el carro alegórico de la marca Samsung, que inspirado en el tema “fondo marino” hizo desfilar sobre las calles josefinas a coloridos peces y caballitos de mar, con los cuales el público aprovechó para tomarse fotografías.

La noche avanzaba y había más y más sorpresas para el público, como los bailes folclóricos con los que se lució la laureada Banda de Orotina, o los extraterrestres que incluía el carro alegórico del Instituto Nacional de Fomento Cooperativo.

La gente también bailó con la música navideña de la Banda del Liceo de San Carlos y la de la Unión Guanacasteca, que madrugó para estar puntual en la cita.

Mientras eso sucedía, emocionados los chiquitos de cuatro o cinco años alzaban sus manitas para saludar a Barbie que iba en la carroza de la Universal y a un Santa Claus gigante que precedía a la de Coca Cola.

El Festival siguió a paso seguro vinieron con más carros alegóricos, como los de Florida Bebidas y Movistar, así como bandas llenas de ritmo como la de Limón y las del Colegio Cedes Don Bosco. Ya a las 9: 20 p. m. en las inmediaciones del Gimnasio Nacional, cuadrillas de la Municipalidad de San José limpiaban las calles por donde pasó la gran fiesta.

 


 

YENDRY MIRANDA. PERIODICO LA NACION, COSTA RICA. 16 DE DICIEMBRE DE 2012. http://www.nacion.com/2012-12-16/Entretenimiento/Un-ilusionado-San-Jose-brillo-con-luz-propia.aspx